Un blog de mitos, leyendas, costumbres y tradiciones mexicanas

Archivo para la Categoría "Personajes mitológicos y legendarios"

Mitos y leyendas de Chihuahua: La bruja Juana

LA BRUJA JUANA

(Leyenda de Chínipas, Chihuahua)

Me han platicado a mí que allá rumbo a Sonora, pero todavía d’este lado en Chihuahua, que había una bruja muy conocida que se llamaba Juana. La bruja Juana, le decían –explica Samuel Mireles, un guía de turistas en las Barrancas del Cobre. Ella era indígena, pero no tarahumara porque allá d’ese lado viven otros que no son tarahumaras. No sé si era yaqui ella o warojío, pero cuentan qu’era una mujer muy conocida por sus brujerías, porque sabía mucho de la brujería y que aprendió de sus gentes de más antes. (Leyenda de Homero Adame.)

[...] Este, no, la verdad no sé yo si era bruja de las que hacen brujerías o si era curandera de las que curan, pero cuentan que mucha gente ib’hasta su tierra a consultarla. Se iban en el tren y allá en l’estación de Témoris se abajaban para luego caminar como dos días seguidos hasta llegar a Chínipas, donde mero vivía la bruja Juana. Cuentan que mucha gente llegaba de muchas partes, de acá de Chihuahua, de Sonora, de Estados Unidos; de muchas partes llegaban a consultarla, sí.

Pero usted ha de saber que eso de la brujería no trae nada bueno porque mucha gente, y las autoridades también, no entienden bien y creen que las brujas nomás andan haciendo brujerías malas. Entonces parece que a ella la mataron a garrotazos unos policías porque dijeron que les había echado una brujería o algo así. (Leyenda de Homero Adame.)

Luego se platicó que a los policías les fue de la fregada porque cuando estaban golpeando a la bruja Juana que el Diablo mismo se presentó para defenderla a ella; eso me contaron a mí que se platicó luego. Pero también dijeron que no era el Diablo –eso lo inventaron los policías para justificar su crimen, entiendo yo–, sino que fueron los espíritus que eran como los amigos de la bruja Juana y esos espíritus quisieron defenderla, pero ella comoquiera se murió de tanto garrotazo porque le abrieron la cabeza hasta que se le salió toda la sangre. Pero a esos policías les fue peor porque me contaron a mí que los espíritus los atormentaron pero muy feo hasta que se murieron ellos de una muerte muy fea como a la quincena. (Leyenda de Homero Adame.)

[...] No, quién sabe si allá [en Chínipas] haigan brujas todavía, pero sí me contaron a mí qu’ella dejó así como descendencia. [...] No, bueno, no es que haiga tenido hijos sino que ella dejó gente que aprendió d’ella todos los secretos de la brujería. Y es que así son las cosas, lo que uno sabe se lo enseña a otros y así conservamos las costumbres, las creencias de uno, y entonces la bruja Juana dejó descendencia y esas brujas nuevas se fueron a otras partes a trabajar. Leyenda encontrada en: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/11/11/mitos-y-leyendas-de-chihuahua-la-bruja-juana/

.

Nota: esta leyenda me la platicaron en Creel, Chihuahua.

.

Puedes leer más leyendas indígenas en este enlace:

También puedes leer más leyendas de Chihuahua en este otro enlace:

.

Mitos y leyendas de Baja California Sur: El tiburón ballena y el pejesapo

EL TIBURÓN BALLENA Y EL PEJESAPO

(Leyenda de Cabo San Lucas, BCS)

.

Acá en Imagen de Homero AdameCabo San Lucas platican mucho del tiburón ballena y del pejesapo. Todos los pescadores saben que el tiburón ballena es el tiburón más grande, pero casi no hace nada porque no se arrima mucho a estos lugares. Más bien lo ven en altamar, cuando salen lejos en sus lanchas. Si uno va en una lancha chica, mejor ni molesta a ese tiburón ballena; no vaya a ser la de malas.

Ah, pero el pejesapo es otra cosa. Muchos pescadores cuentan que es muy agresivo y que lo que hace es tratar de voltear las embarcaciones, o sea que anda debajo de la lancha y trata de voltearla. La verdad yo no sé si sea cierto, pero eso es lo que dicen. Yo nunca lo he visto, pero dicen que asusta a los pescadores cuando sale, aunque casi nadie lo puede ver; muy raras veces dicen que lo han visto. Algo raro es que supuestamente no lo pueden ver porque agarra el color de la arena o parece roca si anda cerca de las rocas

Ese pejesapo sale de vez en cuando. Hace poco anduvo uno aquí por la zona, en la bahía y se acercaba hasta la Playa del Amor. A ese animal le gusta andar donde hay gente y asustarla, pero que se sepa no ha comido a nadie. Y la gente se asusta gacho cuando lo ven porque dicen que es un pez muy feo, muy grande, que se ve como muy agresivo y cosas así. Texto de Homero Adame.

Algo raro del pejesapo es que tampoco lo pescan, o sea que los pescadores andan pescando con sus redes y capturan pescados, delfines, tiburones chiquillos, pero nunca un pejesapo. Por eso creemos que es más cosas de pláticas que de verdad, aunque de que existe, sí, dicen que sí existe. Texto encontrado en http://adameleyendas.wordpress.com/2010/11/08/mitos-y-leyendas-de-baja-california-sur-el-tiburon-ballena-y-el-pejesapo/

– – – – – -

En el mundo existen aproximadamente 200 especies de pejesapo que se distribuyen en los mares tropicales y subtropicales, incluyendo los litorales mexicanos, como es la península de Baja California. Se le dan varios nombres comunes, como murciélago, pez antenado, pez-pescador, pez rana, pez sapo o sapito. Dependiendo de la especie, mide entre 5 y 40 cm de longitud, aunque algunas llegan al metro y medio. Esto último es importante mencionar porque no coincide con la explicación dada por Daniel Ríos, lanchero turístico radicado en Los Cabos, quien dice que muchos pescadores afirman que el pejesapo es tan agresivo que intenta voltear las embarcaciones, pero lo cierto es que un pez de ese tamaño nada podría hacerle a una lancha, excepto asustar al lanchero porque, como podemos ver en algunas fotos, es bastante raro o feo.

  • Si desean saber más de este pez, vayan a este enlace de frogfish, donde hay mucha explicación y fotografías de tan singular pez. Las dos imágenes de pejesapos fueron tomadas de ese sitio; que el enlace sirva de agradecimiento a sus creadores.

¿Buscas más leyendas sobre animales? Sigue este enlace:

Xilitla, Edward James y el Surrealismo

EDWARD JAMES, XILITLA Y EL SURREALISMO

Libro de historia oral compilada por Homero Adame

Sobre la vida y obra de Edward James, singular y excéntrico artista inglés que vivió muchos años en Xilitla, S.L.P., se han publicado varios ensayos y biografías, pero suelen ser obras que se centran en el arte o que abordan la temática “desde afuera”, es decir, al llevarse sus impresiones, el autor decide plasmarlas en papel. Edward James, Xilitla y el surrealismo, en cambio, desde su origen tuvo un propósito diferente, sin que fuera desde las palabras panegíricas o detractoras de una pluma más: la intención fue dar voz a la gente, a los xilitlenses, a quienes, en pocas ocasiones, se les toma en cuenta en la labor literaria o fotográfica relacionada con este tema. En otras palabras, mi objetivo fue tratar de conocer a Edward James “desde adentro”. Así, el pequeño libro o plaquette, se convirtió en un espacio en el que las voces de los lugareños expresaron sus recuerdos ―si acaso llegaron a conocerlo― acerca del hombre, del artista, del vecino, o expusieron sus opiniones en torno a lo que la imagen de Edward James representa para Xilitla en la actualidad.

La idea de hacer Edward James, Xilitla y el surrealismo, surgió en 2007, durante la primera reunión del comité encargado de los festejos de 100 años del nacimiento del surrealista inglés. Los integrantes de dicho comité eran Fernando Betancourt Robles, Eduardo Vázquez Martín, Fernando Carrillo Jiménez y Déborah Chenillo Alazraki, todos ellos de la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí. Como estaban apenas en la primera lluvia de ideas, yo les propuse hacer un libro diferente, expuse mi concepto y a todos les encantó. Fui a Xilitla un par de veces, platiqué con muchísima gente y les hice tres preguntas básicas:

  1. ¿Quién fue / Cómo era / Conoció a Edward James?
  2. ¿Qué dejó Edward James para Xilitla?
  3. ¿Qué sabe usted del surrealismo?

Como resultado de este ejercicio, las respuestas o comentarios en ocasiones parecen ser contradictorias; lo cual nos ofrece una amplia gama de interpretaciones, según la visión de cada persona y, al final de cuentas, nos hace salir del realismo para, en todo caso, entrar al campo del surrealismo de la memoria colectiva.

Cuando ya tuve suficiente historia oral recopilada, siguió un proceso divertidísimo porque la intención era producir un librito diferente, poco convencional, artesanal. Así comenzaron otras lluvias de ideas entre Déborah Chenillo, entonces Directora de Publicaciones de la SECULT, Beatriz Gaytán Reyes, diseñadora de esa dirección y yo. De igual modo, mientras Mary de Lara revisaba los borradores, tanto correctora como compilador entramos en buenas discusiones, pues corregir extractos de oralidad es una tarea muy complicada. Entretanto, las encargadas del diseño, dirigidas por Bety, fueron Susana Cerda y Erika Cardona. Conforme avanzaban en su trabajo, jugando con fuentes y dibujos, nos divertíamos más y sabíamos que, en efecto, el resultado del librito sería muy ad hoc para las circunstancias, es decir, medio surrealista.

En noviembre de ese año se llevó a cabo el Primer Encuentro de Surrealismo y por tres días Xilitla se convirtió en la capital mundial del surrealismo. El librito fue todo un éxito entre los artistas y ponentes invitados que vinieron de otros países y varias partes de México. La edición de mil ejemplares se agotó y muchos xilitlenses recibieron su copia.

Veamos a continuación algunas páginas escaneadas de Edward James, Xilitla y el surrealismo.

Obra de Homero Adame

.Obra de Homero Adame

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Obra de Homero Adame
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Y para concluir, una joyita que mereció una página individual en el libro por acertadísima decisión de la editora. Déborah estaba leyendo los borradores, con la seriedad que le caracteriza durante su papel de editora, y hacía comentarios u observaciones. Cuando leyó la pregunta y la respuesta (ésta respondida como pregunta) perdió la cordura, se revolcó de risa y la celebró como si fuera la quintaesencia del surrealismo…

Myths and legends from Tamaulipas: The Deer

THE DEER

Folk story from San Carlos Mountains, in Tamaulipas

One afternoon, Emily and I went off horseback riding near the ranch while Don Evaristo was dealing with some other visitors. Suddenly, without warning, we were surprised by a magnificent deer, standing right in the middle of the path in front of us! We stopped in our tracks, and he didn’t move a muscle! Slowly and deliberately, we moved our horses closer and closer to the deer, but apparently neither the horses nor the deer felt at all nervous. Our animals were almost touching noses with the deer, when it finally reacted, and trotted off into the bushes. Emily even managed to get some photos!

Later that evening, during supper, we told don Evaristo about our encounter with such a magnificent animal. He was all ears. At the end of our tale, doña Almanda said: “I bet it was El Viejo.” Legend written by Homero Adame.

El Viejo? Who’s that?” we asked.

“Oh, it’s a very old deer that’s been around for many years. We see him from time to time, and he’s never afraid of anyone.” She answered. “Evaristo, tell them the story about the magical deer. Remember?” She suggested to her husband.

“Yes, of course. It’s a very nice story, and we always like to make a connection between this tale and our dear viejo, here on the ranch! You will remember that in universal mythology the deer is an extremely beneficent animal, by all accounts.

“Now, in the woods and mountains all over Mexico and Central America, you can hear similar stories about a poor hunter who makes the spirit of the woods angry, because he has shot and wounded too many animals. Of course, the story varies, according to the area or the type of landscape, and in many cases the spirit locks the hunter in a cave and won’t let him out until he has cured all the poor animals. I’ve heard this story in the mountains of Puebla and Oaxaca, but this version comes from the Sierra de San Carlos, in the state of Tamaulipas.” Don Evaristo explained.

“Not so many moons ago, there was a young man who used to go hunting every single afternoon. There was never a day when he didn’t return home with a rabbit, an ocelot, a coyote, a boar or something that used to run on four legs in the forest. He would shoot any animal that crossed his path in the woods. Much more than he could ever eat. But his favorite game of all were the deer. He was a good hunter, but, one day, the hunter himself became the prey!

“This is what happened: one afternoon, the weather was too bad to hunt. Early the next morning, however, he took his rifle and set off for the mountains, where he found a trail that led him deep into a canyon. He crossed the river several times. Always alert — like the good hunter he was —, he suddenly heard something moving close at hand, and then he saw it. It was the biggest deer he had ever seen in his life! Folk story written by Homero Adame.

“Very quietly and carefully he lifted his rifle and… bang! He shot at the deer. But the deer did not fall to the ground. By no means! Instead, it walked a few paces towards the hunter! The hunter shot again! And again! And he knew for sure he had hit the animal three times! But that brave deer just moved slowly but surely, closer and closer to the hunter! When the deer and the hunter were only about one meter apart, the animal jumped up, leaped over the hunter’s head and disappeared into thin air! The hunter was so scared that he gave up hunting that very moment and never shot another animal again. He realized in a flash that the guardian spirit of the mountains was warning him to stop hunting animals, or face the consequences.”

“What a beautiful story,” Emily said. “And I agree with the moral: the hunter became greedy, and killed many more animals than he needed for food. When his hunting became an obsession, it became a vice, instead of a natural means of subsistence!”

“Why do you say that the deer we saw, el viejo, is related to the story?” I asked don Evaristo.

“Well, it’s just that we have never ever seen such an old deer anywhere else! And there are so many hunters around. But not one of those hunters has ever managed to shoot our dear viejo. But we’re sure he can sense when people are just out in the woods in search of natural beauty and peace of mind, like you two, this afternoon. He has come up to us too, so many times… Story found at: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/11/01/myths-and-legends-from-tamaulipas-the-deer/

- – – – – -

Written by Homero Adame and translated by Pat Grounds. Originally published in the English textbook Orbit 3. By Homero Adame, Pat Grounds and Carol Lethaby. Ediciones Castillo, S.A. de C.V. Monterrey, Mexico. 2000. Pp. 192-193.

.

You can find more Mexican myths and legends on this link: Mexican folk stories.

.

La Ruta menos conocida de Miguel Hidalgo

LA RUTA MENOS CONOCIDA DE MIGUEL HIDALGO

Historia oral en el Altiplano potosino

La Ruta menos conocida de Miguel Hidalgo, el nuevo libro de Homero Adame, es el fruto de una investigación que hizo a través de un proyecto que a principios de 2010 presentó a la SEGE (Secretaría de Educación General del Estado) de San Luis Potosí con motivo de los festejos del supuesto Bicentenario de la Independencia (aunque es por todos sabido que el verdadero Bicentenario será en 1821, mientras que este año se celebran los dos siglos desde que inició una guerra que con el paso del tiempo y las circunstancias tomó un giro diferente y concluyó con la Independencia de México).

El libro en cuestión se enfoca exclusivamente en una región de lo que era la Intendencia de San Luis Potosí en 1811, el Altiplano, y en un suceso fugaz, por trashumante. La mayoría de los textos así como los sitios de internet que abordan la historia de municipios potosinos como Salinas, Venado, Charcas o Matehuala sólo se limita a señalar que Miguel Hidalgo pasó con “su diezmado ejército” por dichos lugares. Raras veces se mencionan los demás puntos de esta ruta, el antiguo camino real. Por tal razón, Homero Adame tuvo la inquietud de investigar, desde otra perspectiva, el trayecto que el grupo de insurgentes encabezado por Miguel Hidalgo e Ignacio Allende tomó de Zacatecas a Saltillo, hacia finales de enero y partes de febrero de 1811.

Sin afán de desmentir pero sí de ampliar la información, el autor recorrió varias veces el camino real desde Salinas, al sur, hasta El Salado, al norte, para recopilar fragmentos de historia oral que narran aquellos pasajes ahora históricos del lejano febrero de 1811.

Cabe aclarar que éste no es un libro de leyendas propiamente dicho, sino de historia oral (distinta a la historia documental), aunque también se puede decir que algunos de los fragmentos recopilados suenan más a leyenda que a historia. Sin embargo, Homero Adame incluyó fichas de cada lugar para ubicarlo en el contexto histórico de 1811.

La obra tiene el valor intrínseco de recrear las voces de mucha gente que vive en los lugares de la ruta, siendo esto lo que la hace un poco diferente a los tantos libros de historia que se han publicado en estas fechas. Abre con un prólogo del autor, en el cual plantea una hipótesis que él mismo llama “la ruta secreta de Miguel Hidalgo”, que en sí cae en lo que podríamos llamar “historia especulativa”, y sustenta dicha hipótesis con la información oral y documentada que logró recopilar a lo largo de su investigación. También incluye una introducción escrita por el historiador Carlos Tapia, así como fotografías, mapas, notas y anexos.

Éstos son los lugares incluidos en el libro, pues era el camino real de la Intendencia de San Luis Potosí por donde pasó Miguel Hidalgo en febrero de 1811:

Veamos a continuación una muestra de La Ruta menos conocida de Miguel Hidalgo. Historia oral en el Altiplano potosino.

La Ruta menos conocida de Miguel Hidalgo. Historia oral en el Altiplano potosino fue maquetado y diseñado por Beatriz Gaytán Reyes y Nuevas Letras, mientras que partes de la edición y corrección de estilo estuvieron a cargo de Jimena Acevedo Freijo.

El libro está a la venta en los siguientes lugares:

En San Luis Potosí:

  • Librería Allende
  • Librería Don Quijote
  • Librería EDUCAL (en el Centro de las Artes)
  • Librería Española
  • Librería Gutenberg
  • Librería Ochoa
  • Librería Universitaria, de la UASLP
  • Mi Librería
  • También en Puros Habanos (en sus dos sucursales) y
  • en la revistería La Vibra (junto al hotel Real Plaza).

En Cedral:

  • Papelería Jorgito

En Salinas:

  • Centro Cultural
  • Librería Padre Pío

En Matehuala:

  • Librería Universitaria
  • Tortas Las Sevillanas

En Charcas:

  • Papelería “La Central)

En Real de Catorce

  • Centro Cultural

En Monterrey

  • Librerías La Ventana
  • PubliArte (en Calzada Vasconcelos)
  • Tienda del Museo del Noreste

 

En Linares, NL

 

  • Museo de Linares
  • Revistería Alpha-Omega

En Zacatecas:

  • Librería Zacatecas (enfrente de la Catedral)
  • Librería Andrea (Callejón Gómez Farías 113)

Por su parte, las librerías Gonvill lo tienen en diversas sucursales en varias ciudades del país.

También se puede adquirir a través de este blog. Envía un mensaje para averiguar cómo.

Myths and legends from San Luis Potosi: Saint Francis of Assisi

SAINT FRANCIS AND THE “FONDERAS”

(Legend from Real de Catorce, S.L.P.)

Many years ago, when Real de Catorce was still a very rich mining town, a procession of women used to arrive through the tunnel every morning, with donkeys carrying baskets full of home-made food and churns of milk to sell to the miners.

Picture by Homero AdameAll the way from Puerto de los Aguadores Gate, to the Cemetery Gate, there were fondas, tiny little restaurants, where you could buy home-made food. The keepers of these places were all women, and we used to call them fonderas.

One of these fonderas was an old woman, called Jezabela, whose fonda was in a tiny, dark room, near the cemetery. Jezabela was a strange old thing. She never said a word to anybody, so nobody ever spoke to her, either! Not even to say, ‘Good morning!’

In those days, the statue of Saint Panchito still had a special place in the cemetery church, just down the road from the fondas. Whenever the fonderas were cooking, Panchito would climb down from his niche in the church, and go to check that the fonderas were doing a good job.

As time went by, old Jezabela got angrier and angrier with the ‘stranger’, who would always stand and watch her while she was working. One day, she just couldn’t stand it any longer. When the ‘stranger’ arrived, Jezabela was stirring a pot of boiling hot mole. She stopped working and shouted something very rude at him. Then, when he came in the door, she took a spoonful of hot mole and threw it straight at him! The steaming liquid landed on his bare hand!

Photo by Homero AdamePanchito didn’t move an eyelash. He just asked Jezabela, very kindly, to kiss his hand. But she had no intention at all of doing that! “You just get out of here, you dirty old rat!”, she screamed. So Saint Francis turned round and started to walk away. But just as he was going out of the door, Jezebela threw another great spoonful of boiling hot sauce at him, and this time it splashed him all over his back!

So, this is why the statue of Saint Francis of Assisi in the church of Real de Catorce is burnt on the back of his hand and all over his back, too – because of the mole and the hot chili sauce that the horrible old fondera splashed him with!

People hated Jezebela even more after that, and legend has it that, that same evening, after hearing what had happened, her own husband, Jacinto, took out his great old machete and killed her, stone dead – and all because she had terribly offended Saint Francis. Everybody really respects Panchito here in Real, you see…

.Libro de Homero AdameThis legend was narrated by the late “Doña Carlitos”, who lived in Real de Catorce, and published in the book Mitos y leyendas del Altiplano potosino. Editorial Ponciano Arriaga. San Luis Potosi. 2004. (This book was selected by the Programa Libros del Rincón para las Bibliotecas de Aula y Escolares 2007-2008, for its collection “Espejo de Urania”.)

.

You can find more Mexican myths and legends in another blog: Mexican folk stories.

.

Myths and legends from the State of Hidalgo: The Turkey

THE TURKEY

Folk story from Alfajayucan, State of Hidalgo

Don Evaristo’s apparently endless repertoire of stories from all over Mexico never ceases to surprise us! In a single evening he can choose any topic, such as animals, saints, or witches, or whatever, and then go on to tell us stories about that topic, from numerous different states, for hours!

The other night, for example, Don Evaristo started telling us some terrifying stories about sorcery, witches and wizards. For some reason, my pocket cassette recorder, which usually records everything, didn’t record a single thing that night! Maybe it was afraid too! However, I do recall one particular story, from a place called Alfajayucan, in the State of Hidalgo. And this is more or less the way that Don Evaristo told it: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/25/myths-and-legends-from-the-state-of-hidalgo-the-turkey/

“Now, we all know that there are many animals of the night, which some people believe really to be witches or sorcerers, who know how to take on the shape of an animal. This practice is called ‘nagualism’, and it is a fairly common motif in Mexican mythology.”

“Yes. There are similar beliefs among some of our American Indian tribes, too.” I said.

“Of course there are!” Don Evaristo replied. “Don’t forget that most elements of mythology are universal. That’s why stories with similar content are told all over the world in different cultures. Anyway, the typical animals occurring in ‘nagualism’ are coyotes, crows, and owls.” He continued.” In Mexican mythology, there’s also the turkey – the ‘guajolote’, as we call it here. In many parts of the country, you can hear tales of ‘guajolotes’ who are really men or women who practice the art of ‘nagualism’.” Tale written by Homero Adame.

“Can you give us an example, please?” Emily asked.

“Well… there’s one place in the State of Hidalgo, Alfajayucan, where many people say they have seen a huge, strange light in the dark. For example, they may be just walking across a field at night, when suddenly this enormous light shines out from nowhere. And, according to some beliefs, those lights are used to disorient the person, who immediately feels lost, even if he knows the path perfectly well. As a result of his confusion, he gets really lost and can often walk all night without finding his way home. However, there is a magical way to break the spell.

The person has to embrace a tree and stay there with his eyes closed for as long as he can. The light turns into a ‘guajolote’ and starts to hit its victim really hard with its wings. Shortly after this, the ‘bird’ will go away and the person will finally find his way home.” Legend written by Homero Adame.

“What happens if that person opens his eyes and sees the turkey?” I asked.

“Well, according to some legends, if he sees the ‘guajolote’, he will also see the real face of the sorcerer or witch, but the sad thing is, he will not live long enough to tell anyone about it!”

“Is that true?” Emily asked.

“That I cannot say.” Don Evaristo replied. “But legends are legends, and many people say they know of people who were found dead, embracing a tree, their bodies bruised by some inexplicable blows – the blows of the ‘guajolote’s’ wings, perhaps?” Folk story found at http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/25/myths-and-legends-from-the-state-of-hidalgo-the-turkey/

  • Written by Homero Adame and translated by Pat Grounds. Originally published in Activate! 2, by Carol Lethaby, Homero Adame and Pat Grounds. Ediciones Castillo, S.A. de C.V. Monterrey, Mexico. 2003. P. 134.

If you wish to read more Mexican legends, just follow this link, surf and enjoy!

El Niño Fidencio: El límite entre la fe y el fanatismo

EL NIÑO FIDENCIO

El límite entre la fe y el fanatismo

 

Para leer este artículo sigue este enlace:

.

Myths and legends from San Luis Potosi: The ahuichote

THE AHUICHOTE

Folk story heard in Las Carboneras, Matehuala, San Luis Potosi

A long time ago, I was doing some work in the highlands, in the Altiplano Potosino, and of course I took great interest in the local myths and legends. Every evening I spent time talking to the local people and hearing their stories. It was very surprising to learn about an ahuichote ― a sort of animal spirit that announces death. In the Aztec folklore there’s a mythological animal called “ahuizotl”, but its description and its purpose has nothing to do with the ahuichote (also referred as “ahuizote”, “agüichote “or “güichote”) I found in the Altiplano. In the end I concluded that this spirit was “new” to universal mythology, and should be included.

Anyway, I heard different stories of this ahuichote, and all of them spoke of how such spirit was the messenger of Death. One night, while drinking hot chocolate by the fire place, and old lady told me: “Years ago, for several days we heard a strange howl and we knew something bad was going to happen. A couple of days later we learned that Chencho died in Monterrey. His corpse arrived at midnight and we all went to his poor house to veil him. All the time we were veiling Chencho, we kept hearing a strange noise. It was like a cry of a coyote, but not quite the same. It was an inhuman howl; not from this world. We could hear it, and we all knew what it was. Yes, it was the howl of the ahuichote itself, because he was saying that there was a dead person in the village. And that dead person was Chencho, who was from this village but living in Monterrey. The ahuichote cried all night. Legend written by Homero Adame.

“Next morning, after the service offered by a priest from Matehuala, we all went to the cemetery for Chencho’s funeral. And the frightening howl of the ahuichote was harder and sadder than ever. When the grave was covered with soil, the howling stopped. We didn’t hear the ahuichote again that day, and not for many days.

Here we all know that when the ahuichote howls, somebody is going to die”. Homero Adame’s folk story found at: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/22/myths-and-legends-from-san-luis-potosi-el-ahuichote/

.

You can find more Mexican myths and legends on this link: Mexican folk stories.

.

.


El altar de muertos en la Huasteca dedicado a Xantolo

EL ALTAR DE MUERTOS HUASTECO DEDICADO A XANTOLO

Por Homero Adame

En cualquier región del país se tiene la costumbre de ir a los cementerios para celebrar los Días de Muertos o Fieles Difuntos el 1° Y 2 de noviembre. En ciertas regiones está muy arraigada la tradición de elaborar altares de muertos en las casas, en las calles, en las plazas públicas, en los panteones e, incluso, en las iglesias. En los últimos años se han instituido concursos de altares para dignificar nuestras costumbres y, de cierto modo, contrarrestar la influencia norteamericana manifestada con el Halloween. Texto de Homero Adame.

Los altares de muertos varían en concepción y materiales según la influencia cultural de la región donde se elaboran. Es difícil decir cuál estilo es más bonito o interesante, pues cada uno tiene lo suyo. Veamos un ejemplo del altar de muertos que se hace en la Huasteca (sur de Tamaulipas, norte de Veracruz, norte de Hidalgo y oriente de San Luis Potosí), donde la influencia indígena tének (huasteca) y nahua es muy fuerte y representativa.

El altar huasteco suele estar dedicado a Xantolo, tal vez la deidad más importante en la mitología huasteca. Dicho altar presenta varios elementos que se remontan a las raíces ideológicas y creencias mitológicas prehispánicas, aunque en su conjunto es un elemento mestizo que incluye un sincretismo religioso huasteco con el catolicismo actual.

El arco: éste se confecciona con hojas frescas de limonaria y flores de cempasúchil. La parte superior representa al ciclo del sol como dador de luz y vida. En la parte central se colocan algunas imágenes religiosas que entre los huastecos suelen ser la Santa Cruz y la Virgen de Guadalupe. Aquí, la intención es que a esta virgen u otro santo se le pida por el descanso de los difuntos. A un lado se colocan las fotografías de los difuntos que son recordados en estas fechas.

La mesa: aquí se colocan los objetos de recepción, es decir, ofrendas para dar la bienvenida a las ánimas. Tales ofrendas consisten en varios elementos convencionales, como bebidas, cigarros, tamales, naranjas o mandarinas, dulces, la tradicional calavera de azúcar y, sobre todo, el pan de muerto. (En muchos pueblos huastecos este pan tiene forma de un monito y se coloca ya sea junto a las demás ofrendas o colgándolo del arco; la creencia indica que el monito sirve como “distracción”, es decir, se pone para que los difuntos no se confundan y no se lleven a quienes todavía gozan de esta vida.)

El piso: al pie de la mesa se coloca un trozo de bambú o de carrizo grueso que lleva unos orificios donde se sientan las velas que darán la luz para fungir como guía visual para las ánimas. Frente a las velas siempre va un pequeño incensario que debe arder a todo momento, ya que el aroma del incienso y la mirra tiene la función de ser la guía olfativa y etérea para los difuntos.

Al frente aparece el sendero de las ánimas hecho con pétalos de cempasúchil, cuyo objetivo es dirigir a las ánimas en su retorno para estar entre los vivos durante estas fechas. Texto de Homero Adame.

El altar: una vez terminado el altar, en la parte inferior, y oculto a la vista, siempre se pone una calavera de azúcar con semillas, teniendo como significado la fuerza vital eterna; este elemento representa el ciclo de la luna, la oscuridad y la muerte.

En algunos casos, donde la influencia de los antiguos mayas sigue vigente aquí entre los tének (huastecos), en vez de ocultar una calavera con semillas se coloca una calabaza también con semillas. Ensayo de Homero Adame tomado de su blog en http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/18/el-altar-de-muertos-en-la-huasteca-dedicado-a-xantolo/

.

Myths and legends from the State of Tamaulipas: The Snake

THE SNAKE

Folk story from Padilla, Tamaulipas

One cool evening, we were sitting on the porch at don Evaristo’s in the moonlight. We had been talking about Quetzalcoatl, the ‘Plumed Serpent,’ the Mayan counterpart, Kukulkan, and the very similar figure of Viracocha, among the Incas. After a long, pensive silence, don Evaristo said:

“Yes, the snake has traditionally been a very strong motif in most cultures of the world. It’s a symbol of wisdom, but at the same time, it’s often also a symbol of death or trickery.”

“Do you know any modern stories about snakes?”, asked Emily.

“Oh, sure! Here’s one from the state of Tamaulipas – from the reservoir that swallowed up the town of Padilla. Padilla, incidentally, was once a prosperous city, which played an important role in Mexico’s imperial past. At the time, Padilla was the capital of Tamaulipas, believe it or not! Folk tale written by Homero Adame.

“On July 19th, 1824, Agustin de Iturbide, ex-president and emperor of Mexico, was executed there, by a Federal Government firing squad. It was, in fact, just after Iturbide’s return from exile. Then, 171 years later, this town wrote its last page in history: it disappeared under the waters of the Vicente Guerrero reservoir. Nowadays, when the reservoir waters are at their lowest point, you can just see the remains of Padilla – a ghost town, no more than the ruins of the former church and the schoolhouse. Nothing else is left of its illustrious past.

“Anyway, back to the snake story – a fisherman who works on the Vicente Guerrero reservoir said to me one day:

‘You know what, Evaristo, all those things they say about the snake in the middle of the reservoir are true! I’ve seen it with my own eyes!

‘One weekend, we all went out fishing as usual, and we were taking the boat out to the middle of the reservoir because that’s where the biggest fish are. So, there we were, cruising gently along, when one of my friends said: “Look! Over there! There’s a rattlesnake in the water!” Now, that was a very strange sight to see, because any child knows that rattlesnakes only live on land, right?

‘But we hadn’t seen anything yet! We stopped the engine, to stare at the snake, and imagine our surprise! Before our very eyes, the snake rose up in the water, up and up till it was standing up, as straight as a rod, on its tail! We were all struck dumb with amazement! Then the snake bent its head back down towards the water, dived in, and disappeared from sight! We just didn’t know what to think! If anyone else had told me the same story, I would have thought he was inventing it. But I swear to you, I saw the whole thing with my own eyes, and it’s as true as I am standing here today!

‘None of us could stop talking about that rattlesnake, not that day, nor for many days to come. Most people thought it was just a typical fisherman’s tale, and that we were making it all up, but then another fisherman confessed that he had once seen the snake too. It was in the very same spot, and he saw it standing up on its rattle, too!’ Folk story from Padilla, Tamaulipas.

“And that was it!” said don Evaristo. “To be honest, I don’t know what to think, either. There are many tales of sticks and staffs turning into snakes, but I have never heard of a real, live rattlesnake standing up on its rattle before! And even less, in the middle of a lake!” Folk story found in Homero Adame’s blog at: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/18/myths-and-legends-from-the-state-of-tamaulipas-the-snake/

Written by Homero Adame and translated by Pat Grounds. Originally published in the English textbook Orbit 3. By Homero Adame, Pat Grounds and Carol Lethaby. Ediciones Castillo, S.A. de C.V. Monterrey, Mexico. 2000. Pp. 178-179.

.

You can find more Mexican myths and legends on this link: Mexican folk stories.

.

Mitos y leyendas de Nuevo León: La culebra que destrozó una capilla

UNA CULEBRA QUE DESTROZÓ UNA CAPILLA

(Leyenda escuchada en China, Nuevo León)

Hay una plática de una cosa que, según los asegunes, pasó aquí cuando apenas había unas poquitas casitas en el pueblo. Mire usté, es que contaban los antepasados que cuando levantaron la primera capilla –parece qu’estuvo a un lado del río [San Juan]– que una tarde llovió pero de a tiro bastante, pero que primero ai entre las nubes se formó que una culebra en el cielo y que cuando cayó vino a quer (caer) en esa mera capilla y que la desbarató, que no dejó nada. Luego parece qu’el río se desbordó y mató muncha gente la corriente porque se llevó las casas qu’eran chocitas humildes entonces, pienso yo –cuenta el Sr. Mario Rodríguez.

[…] Bueno, sabrá usté, eso de la culebra no es cosa nueva, es de antes y todavía se da; yo mesmo l’he visto. Mire, sería hace com’unos dos años más o menos cuando andábanos [sic] una tarde en la labor y que de repente empieza a tronar porqu’estaba nublao. Sabiános [sic] qu’iba llover porqu’en esos días ya estaban las lluvias d’esta época (septiembre). Pero entonces cuando tronó yo vide en el cielo que se formó una culebrita –haga de cuenta qu’es com’una viborita entre las nubes– y culebrió ansina, como borniándose culebrió, y que luego da un jalón y sepa dónde mero habrá caido [sic].

[…] No, qué le cuento, dicen que donde cai hace puras averías –como es’ejemplo de la capilla– y hasta puede rajar un cerro. Por eso nosotros tenemos de experiencia que si viene una culebra hay que «cortarla» con la cuchía. Mire, usté levanta la cuchía al cielo, hace ansina com’una cruz y munchas veces se desparece [sic] la culebra o va a quer allá más retirao. Entonces, le digo, ese «animal» hace munchas averías, por eso nosotros la «cortamos», pero de qu’es dañosa sí es, cómo no, si hasta una capilla desbarató. Leyenda de Homero Adame tomada de su blog en http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/18/mitos-y-leyendas-de-nuevo-leon-la-culebra-que-destrozo-una-capilla/

Explicación de Homero Adame sobre esta leyenda

no de los mitos que forman parte de la cosmovisión de diversos grupos étnicos de México (huicholes, mayas, totonacos, etc.) es la culebra, un fenómeno natural asociado con la lluvia. Ese mito se encuentra muy difundido en todo el país, incluso en zonas donde no quedan descendientes directos de alguna etnia, como es el caso de Nuevo León. Sin embargo, entre la población campesina de toda esta región es común escuchar relatos de culebras que, además de traer mucha lluvia, causa grandes destrozos donde se precipita.Cabe añadir que, de acuerdo con las versiones de quienes han presenciado tan singular fenómeno, poco antes de desatarse una tormenta en ocasiones se forma una nube con aspecto de culebrita, la cual incluso tiene un movimiento serpenteante. Al verla, los campesinos prevén desastres y buscan la manera de contrarrestarla.

.Libro de Homero Adame

.

Este relato me lo contaron en China, N.L., y salió publicado en el libro Mitos, cuentos y leyendas de Nuevo León, Editorial Font. 2005. El cuidado de edición estuvo a cargo de Déborah Chenillo Alazraki, mientras que el diseño lo hizo Beatriz Gaytán, la corrección, Mary de Lara y Nuevas Letras. El dibujo fue obra de Jennifer Meng.

El libro se puede adquirir en la Librería Cosmos de Monterrey, N.L.

.


Mitos y leyendas del Altiplano: Los huachichiles y la hacienda salinera

LA HACIENDA SALINERA Y LOS HUACHICHILES

(Versión original de una leyenda escuchada en Salinas, S.L.P.)

Mire, aquí las salineras tienen muchas anécdotas. Entonces de lo que yo le quiero platicar nos vamos a remontar a cuando la conquista de México, al tiempo cuando vinieron los primeros españoles a poblar estas tierras. No, mi amigo, los indios ya estaban muy aventajados y los españoles los empezaron a espiar porque se daban cuenta que los indios ocurrían (salían) de lugares que los españoles desconocían. Pero los indios no querían que los españoles se arrimaran y por eso formaron unos puentes originales de garrucha (?) para mantener lejos al enemigo. Todavía existen esos fortines. Leyenda de Homero Adame.

Entonces los españoles se fijaron que en las aguas empantanadas los indios ocurrían (se reunían) y que las aguas estaban saladas y también se dieron cuenta que en tiempos de frío el agua se cuajaba y de ahí salía la sal. Entonces los españoles se sobaron las manos porque dijeron: «Úchale, aquí hay negocio».

Con todo respeto yo le voy a decir una cosa: los españoles espiaban siempre a los indios –que eran esos mentados huachichiles– y de ellos aprendieron cómo hacer la sal. Los españoles no la inventaron, sino que los indios ya sabían cómo trabajarla. Luego los españoles le hallaron la manera de aprovechar esa sal en las minas de plata allá por el lado de Charcas y de Catorce; también llevaban la sal hasta Veta Grande, en Zacatecas.

Muchos le han sacado provecho a estas salinas de México. La compañía siempre fue muy rica. Luego vinieron los franceses y ellos fueron los que hicieron esa muralla, levantaron la hacienda grande, que ya está en ruinas. Esa muralla la hicieron idéntica a una que hay en Francia. Cuando corrieron a los franceses entraron de nuevo a explotar las salinas los mexicanos, pero el gusto les duró poco porque llegaron los ingleses también sobándose las manos porque aquí había negocio. Y así siempre ha sido la explotación de estas salinas. Ahora todo está abandonado por culpa de una huelga que inventaron unas personas para no pagarles a los peones. Leyenda de Homero Adame.

Siempre ha habido problemas en compañías como esta salinera porque los patrones no quieren pagar bien a los trabajadores. Ahí está el caso de que cuando los españoles originales descubrieron el negocio de las salinas, les quitaron el derecho de la propiedad a los indios huachichiles y hasta los agarraron a latigazos para que ellos trabajaran las salinas. Así no se vale. Si las cosas fueran parejas ahorita todavía las salineras de este pueblo seguirían dando negocio.

Pero bueno, cuentan que los huachichiles un día se largaron de aquí, como si se los hubiera tragado la tierra, y los españoles que ahí andan búsquelos y búsquelos y nunca los hallaron. Luego los viejitos de antes contaban que no, que no se largaron ni qué nada, sino que los huachichiles se metieron por una cueva y que viven en el fondo de la tierra; así dicen. Leyenda tomada de http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/18/mitos-y-leyendas-del-altiplano-los-huachichiles-y-la-hacienda-salinera/

Otra versión de esta misma leyenda fue publicada en el libro Libro de Homero AdameMitos y leyendas de huachichiles, que fue el ganador del Premio Nacional de Cuento, Mito y Leyenda “Andrés Henestrosa” 2007, convocado por la Secretaría de Cultura del Estado de Oaxaca.
Puedes leer la versión editada en este enlace: Leyendas de México.
.
.
  • Si quieres leer los 34 relatos que incluye el libro, consíguelo en cualquier librería de San Luis Potosí o a través de este blog.

También puedes leer más leyendas indígenas de México en este otro enlace:

Mitos y leyendas de la Independencia: xanambres, huachichiles, naholanes e irritilas

PRECURSORES DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO

(Leyendas e historia oral de los primeros intentos de independencia)

La historia oficial no lo registra, pero la historia oral y algunas leyendas de ciertas comunidades del Altiplano mencionan que varios grupos de nativos se levantaron en armas mucho antes de que lo hicieran los criollos para luchar por la independencia de lo que ahora se conoce como México. Incluso, la historia oral y las leyendas hablan también de que muchos de aquellos nativos se incorporaron a los ejércitos insurgentes para luchar contra las encomiendas y la esclavitud sostenida por los peninsulares que se habían apoderado de las tierras de la Nueva España. Veamos algunos ejemplos:

Hacia finales del siglo XVII: los xanambres

Sin que se den fechas exactas, algunas leyendas regionales acerca de un intento de independencia por cuenta de los xanambres hacia finales del siglo XVII. Ellos fueron una numerosa y aguerrida tribu que habitó en la región de Jaumave, Nuevo Santander (ahora en Tamaulipas) y sus enemigos más acérrimos eran los pisones. Sin embargo, debido al avance de los conquistadores españoles y el sistema de esclavitud a través de las encomiendas, se sublevaron, aunque fueron sofocados.

Ya como dato histórico, se sabe que a mediados del siglo XVIII los xanambres volvieron a sublevarse en lo que se conoce como la “sublevación janambre de Santa Bárbara”. De nueva cuenta su intento fue sofocado por los ejércitos españoles, pero dejaron sembrada la semilla de libertad que germinaría más de un siglo después. Historia oral de Homero Adame.

Podemos especular que el motivo ulterior de esta tribu nada tenía que ver con los ideales que se gestaban en los círculos intelectuales y políticos de la Nueva España, pero con sus intentos fueron en verdad precursores de la Independencia. Los xanambres ahora son sólo un recuerdo, pues quedaron extintos en el siglo XIX.

Alrededor de 1780: los huachichiles

En la región de Guanamé y Venado (ahora municipio de San Luis Potosí) existen leyendas acerca de los nativos huachichiles que se levantaron en armas rudimentarias pero muy eficaces contra los hacendados y encomenderos españoles a finales del siglo XVIII. Aunque los españoles no podían esclavizar a los huachichiles, sí lograban atrapar a algunos integrantes de otras tribus y clanes, como los bocala, los tamasecos. Sin necesidad de una ideología política, sin conocer los pormenores de la Ilustración que llegó de Europa con gente como Gillén de Lampart y encontró eco con Miguel Hidalgo y muchos partidarios, aquellos huachichiles iniciaron su propia lucha, totalmente ajenos a lo que ya se gestaba en los núcleos poblacionales más importantes de la Nueva España. Su levantamiento fue sofocado por los ejércitos realistas, los cuales no pudieron aniquilar a los revoltosos que lograron huir para, años más tarde, reagruparse y entrar de lleno en lo que se llamaría la Guerra de Independencia.

1810: los mecos, también conocidos como naholanes

A principios de 1810, en Tula (ahora municipio de Tamaulipas), hubo un levantamiento de los nativos mecos o naholanes conocido como “La guerrilla indígena insurgente”. Fue una sublevación que no prosperó en la región, pero, de acuerdo con la historia oral y las leyendas, aquellos mismos nativos pronto se incorporaron a ejércitos insurgentes en el norte de la Nueva España, en particular al de Mariano Jiménez cuando éste se dirigía a Saltillo.

Los mecos o naholanes vivieron en la región de Tula, Tamps. Se estima que la última descendiente de esa etnia vivió en Nahola hasta ya entrado el siglo XX. Con ella murió el último hablante de un dialecto y toda una concepción del mundo.

Diciembre de 1810: los huachichiles y los mecos o naholanes

Se dice que en diciembre de 1810, Mariano Jiménez pasó por Charcas (ahora municipio de S.L.P.). Allí numerosos huachichiles se incorporaron a su ejército, lo cual le vino muy bien a los insurgentes, pues con la ayuda de aquéllos lograron triunfar en las batallas que se llevaron a cabo en Matehuala. Aún más, algunas versiones explican que, en diciembre de 1810, Mariano Jiménez salió de Matehuala con un ejército conformado aproximadamente por 2,000 hombres, entre criollos, mestizos y huachichiles. Sin embargo, llegó a Saltillo con alrededor de 8,000 hombres y con facilidad lograron tomar esa plaza. ¿Quiénes eran esos 6,000 guerreros adicionales? Se dice que eran los mecos.

Febrero de 1811: los huachichiles y los irritilas

Más como historia oral que documentada, en la región de Guanamé y Venado (ahora municipio de San Luis Potosí) se cuenta que en un lugar conocido como Las Pitahayas, en febrero de 1811 iban pasando los guayines del ejército de Miguel Hidalgo y le salió al paso un grupo de huachichiles y, posiblemente, también de tamasecos. Los soldados del ejército prepararon los fusiles, pero no hubo disparos porque los huachichiles querían hablar con Hidalgo. Le expusieron que desde hacía varios años ellos también luchaban por su independencia y se ponían a sus órdenes. Hidalgo y sus generales vieron esto con beneplácito, pues necesitaban más hombres, además de que los huachichiles conocían mejor que nadie ese camino real de la Intendencia de San Luis Potosí, sabían dónde había aguajes y puntos peligrosos para emboscadas, y además, les servirían de traductores. Fue así como aquellos huachichiles se unieron efímeramente al ejército de Hidalgo, guiándolo hasta los límites donde ahora convergen los estados de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas. En ese punto el ejército de Hidalgo quedó en buenas manos, la de los irritilas que los escoltaron hasta Saltillo. No se sabe con exactitud cuándo desaparecieron los irritilas de este mundo, pero debió haber sido hacia finales del siglo XIX. De ellos sólo quedan anécdotas, leyendas y algunas referencias históricas. De los huachichiles, por su parte, se sabe que los últimos hablantes de esa lengua vivieron hasta finales del siglo XIX. De acuerdo con algunos periódicos de época que existen en el archivo de Saltillo, a los huachichiles todavía se les vendía ¡como esclavos! al terminar dicho siglo. Historia oral de Homero Adame.

Si te interesa leer otros textos y ensayos relacionados con la Independencia, te invito a que vayas a otro blog en los siguientes enlaces:

y

Mitos y leyendas de Veracruz: La Llorona

LA LLORONA

(Versión escuchada en Xico, Veracruz)

Aquí en Xico sale la Llorona, sale ella en las orillas del pueblo; no sale en el centro porque ahí hay mucha gente y a ella le gusta salir cuando está todo solo. Tiene la Llorona su hora para salir; sale de doce a una de la mañana. Sale ella donde hay agua, en los ríos. Leyenda de Homero Adame.

Antes aquí no había calles buenas y antes de que las hicieran nuevas pasaban unos arroyos donde había berros y la gente íbamos a cortarlos para comer. Platicaban las gentes de antes que veían a la Imagen realizada por Jennifer MengLlorona ahí en el río lavando, sí, lavando pero llorando; la escuchaban llorar porque parece que perdió a sus hijos.

Pasó esto una vez, mire: en un callejón desierto ―era como la una de la mañana― iba un muchacho que era muy enamorado, muy mujeriego él, y no se le dificultaba enamorar a una dama. Entonces así como a la distancia vio que iba caminando solita una muchacha y él la siguió. La muchacha iba despacio y él apretó el paso para alcanzarla, pero ella también como que apretaba el paso y él no podía alcanzarla. Ya luego cuando iban al final del callejón se le fue acercando más y cuando estaban como a tres o cuatro metros él se atrevió hablarle. Que mira, que mi amor, que por qué tan sola, que qué andas haciendo por aquí tan sola, que te van a robar. Y ella callada, callada seguía caminando, pero así como iba callada, el muchacho oía como sollozos, pero no le puso atención a eso porque él quería conquistar a la muchacha. Total, caminó ella un trecho y el muchacho nomás siguiéndola. Más o menos como unos cien metros más adelante que la mujer se le voltea y pegó un llorido que nomás la Llorona pega y también él le vio la trompa de mula. No… ahí cayó el pelao bien muerto. Leyenda tomada de este blog: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/16/mitos-y-leyendas-de-veracruz-la-llorona/

Comentario de Homero Adame sobre el origen de la Llorona

Aunque no se sabe con certeza, muchos investigadores estiman que la Llorona, como personaje de la mitología y las leyendas mexicanas, tiene su origen en algunos seres o deidades prehispánicas como Ahuicanime, entre los purépechas; Xonaxi Queculla, entre los zapotecos; la Cihuacóatl, entre los nahuas, y la Xtabay, entre los mayas lacandones. Siempre se le identifica con el inframundo, el hambre, la Muerte, el pecado y también la lujuria, como se alude al final de esta versión narrada por el Sr. Juan Celso Alarcón Gómez, una de las tantas variantes de la Llorona es una de las tantas que se cuentan en cualquier región de México.

Notas:

  1. El dibujo de la Llorona es de Jennifer Hennen.
  2. Si te interesa saber qué diferencia hay entre mitos y leyendas, sigue este enlace: Mito y leyenda, ¿cuál es la diferencia?

- – – – – –

Algo sobre Xico, Veracruz

El pueblo de Foto de Homero AdameXico se localiza en las faldas del Cofre de Perote, a tan sólo 15 km de Xalapa, la capital de Veracruz. El nombre oficial de la cabecera municipal es Santa María Magdalena de Xicochimalco y proviene tanto de dos palabras náhuatl Xicotl, Xicochimalco cuyos significados son «nido de jicotes» como el impuesto por los frailes franciscanos que fundaron este lugar a mediados del siglo XVI.

El municipio de Xico colinda al norte con Coatepec; al este, con Xalapa; al sur, con Ayahualulco, y al oeste, con Perote.

.


Myths and legends from Tlaxcala: The nagual

THE NAGUAL AND OTHER NASTY SPIRITS

(Folk story from Nativitas, Tlaxcala)

Every place in the world has many folk stories and often several versions of a single story. One good example is this very interesting story I heard in Nativitas, Tlaxcala, where people talk about the Weeping woman and a headless horseman up in the Calvario hill. According to them, this horseman without head passes on his horse near the ravines. However, there’s another story people tell and it is about the nagual, a spirit that has many different interpretations all over central Mexico. In Nativitas, they say that such nagual appears at about two in the morning. That nagual is not the devil, because the devil is printed somewhere on a rock in the hill. Legend has it that San Miguelito found the devil inside a church and then pursued him. When he caught him, he lashed him without mercy, and the poor devil ran away pretty scared. He was going so fast that he crashed against the rock; and since then you can see its evil figure imprinted on those walls by the hill. But that’s another story…

The nagual in Nativitas, according to some people, is a spirit, some kind of a witch or sorcerer from the past that decided to live in a cave in the Calvario hill. It is certainly a very dark place, especially after dusk, and many people believe that if you dare walk near that cave in the middle of the night, you will never return. Legend has it that many people have disappeared from the face of the earth right on that hill, and the general belief is that they have gone into the domains of the nagual. Written by Homero Adame and found in his blog at: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/20/myths-and-legends-from-tlaxcala-the-nagual/

  • If you wish to read more Mexican Folktales, just follow this link, surf and enjoy!

Mitos y leyendas del Altiplano: La Yusca – legendario personaje de Cedral, SLP

LA YUSCA

Anécdota, mito y leyenda de Cedral, S.L.P.

Hace muchos años vivió en el Cedral una señora que le llamaban «la Yusca». Ella no tenía ojos. Era una mujer muy pobre que vestía ropa muy sucia y vieja. Aceptaba lo que cualquiera le diera en la calle, aunque no pedía nada, no mendigaba. Una extraña cualidad de ella es que siempre estaba en los velorios y, por alguna razón inexplicable, era la primera en llegar.

Decían que «la Yusca» de joven había sido bruja (todavía tenía ojos entonces) y que en las noches antes de irse volando o convertirse en un animal, se quitaba los ojos y los ocultaba entre unos trastes a un lado de los tenamaxtles; luego se transfiguraba en animal y se iba a hacer sus brujerías.

Una noche desafortunada, su marido regresó a casa, se acercó al horno para calentar café y, sin darse cuenta (desconocía las «andanzas» de su mujer), movió las cosas que estaban cerca del horno y los ojos cayeron al fuego. Por eso «la Yusca» se quedó sin ojos desde entonces y comoquiera, así ciega, sabía llegar adonde hubiera un velorio. Leyenda escrita por Homero Adame.

Lo curioso de «la Yusca» es que cuando los lugareños la veían que iba caminando muy de prisa (como estaba toda encorvada y viejita normalmente caminaba muy al pasito), sabían que se dirigía a donde estaba ya un cuerpo tendido. Nunca le fallaba. Nadie supo jamás cómo se enteraba dónde había un difunto, ni cómo podía ir sola y ciega hasta el velorio. En muchas ocasiones, incluso, cuando llegaba a la casa, la persona aún no moría, pero ya estaba en su lecho de muerte. Es como si ella presagiara que tal persona iba a morir. Muchos creen que tal vez ella tenía algún acuerdo con la Muerte y era como su mensajera. Leyenda encontrada en http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/14/mitos-y-leyendas-del-altiplano-la-yusca-legendario-personaje-de-cedral-slp/Edición y visto bueno de Déborah Chenillo Alazraki

.

Este relato, con un contenido anecdótico, fue publicado en la plaquette Leyendas del Festival del Desierto, dentro de la colección “Cantera la Voz”, de la Secretaría de Cultura, en 2005. El cuidado de la edición estuvo a cargo de Déborah Chenillo Alazraki. El diseño fue obra de Beatriz Gaytán.

La edición de esta plaquette está agotada.

- – – – – -

¿Quieres leer más leyendas de México? Ve al blog de

Mitos y leyendas neoleonesas: La cueva de Agapito Treviño

LEYENDA DE UNA CUEVA DE AGAPITO TREVIÑO, «CABALLO BLANCO»

Leyenda escuchada en Villa de Santiago, N.L.

Uno de los legendarios personajes en todo Nuevo León, y acaso el más mítico, fue Agapito Treviño «Caballo blanco», una especie de Robin Hood a la norestense. En varios municipios del estado se cuentan historias de sus aventuras, de sus andanzas, de sus fugas. Particularmente, en Villa de Santiago, donde existe la entrada más impresionante a cualquier cueva que me haya tocado conocer, las leyendas en torno a este hombre tienen muchas versiones. Una de ellas es esta que narró don Santiago Alanís Leal.

Aquí la gente afirma que la cueva que se encuentra atrás de la cortina de la presa de La Boca no fue una de las tantas guaridas de Agapito Treviño “Caballo blanco”. A esa cueva la conocen como «la gruta» y dicen que no es una cueva natural, sino que la abrieron como mina de guano. Hace muchos años los dueños de esa compañía incluso subieron una yipa que traían trabajando adentro para sacar las cargas de guano. Es una cueva con muchas ramificaciones y ahora ya está cercada porque antes había mucha gente que se subía y al andar explorando terminaban accidentados; incluso se habla de personas que nunca fueron encontradas porque dicen que se cayeron en algún sótano.

Además, hay pláticas de que tiene una salida cerca de Allende, por los rumbos de Atongo de Abajo. Cuentan que hace muchos años había exploradores que se metían a esa cueva a buscar alguno de los tesoros de Agapito Treviño y entraban con lámparas de carburo. Caminaban entre los socavones buscando el tesoro y para cuando acordaban ya estaban en la salida allá por los rumbos de Allende.

Aquí le va un ejemplo diferente: una vez unos amigos andaban escarbando adentro para sacar un tesoro y se encontraron una muela muy grande –no se sabe si de gigante o de algún animal prehistórico. Cargaron con ella y por mucho tiempo la dejaron rumbada en el solar de una de sus casas hasta que un día se les ocurrió romperla a pedradas porque alguien les aseguró que era puro marfil que valía mucho dinero; la rompieron y fueron a Monterrey a vender el material y nadie se los compró. Para no tener que cargarlo de regreso, mejor lo tiraron en un basurero. Leyenda de Homero Adame.

Pero eso no es todo, pues aparte de las leyendas esa cueva es sagrada y forma parte de las tradiciones locales: la gente la venera ritualmente, sin que nadie sepa desde cuándo. En la fecha de la fiesta patronal de san Santiago se organiza una procesión desde la parroquia y los feligreses se van caminando por toda la orilla la presa, con el padre al frente, y allá oficia una misa. También cargan con la imagen de san Santiago, van los matachines, los músicos y la gente con velas.

Quién sabe, pero la Gruta tiene muchas historias, y yo sí creo que Agapito Treviño la usaba para esconderse, pero no sé si ahí dejó tesoros enterrados. Leyenda escrita por Homero Adame y encontrada en su blog: http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/22/mitos-y-leyendas-neoleonesas-la-cueva-de-agapito-trevino/

Nota: El dibujo es obra de Jennifer Hennen.

Puedes leer otra leyenda de Agapito Treviño en este enlace:

Mitos y leyendas de Zacatecas: La tumba de la Llorona

LA TUMBA DE LA LLORONA

Leyenda de Jerez, Zacatecas

La tumba de la Llorona está ahí en la entrada [del panteón de Dolores], así a mano derecha, y es como que se ve una virgen, así grande, que está llorando arriba de una tumba. Ella hay veces que está así con las manos juntas y si le ve los ojos se ve como si estuviera llorando de a de veras ―explica Jesús Humberto de la Torre. (Leyenda recopilada por Homero Adame.)

Sí, es bien raro porque muchas gentes de aquí hemos visto una cosa muy rara en esa tumba porque, como le digo, la Llorona tiene sus manitas así juntas pero luego las mueve y eso que supuestamente es de pura piedra, pero mueve las manos y uno primero las ve así juntas y más al rato ya las ve que las movió y las tiene así como abiertas.

Pero también los ojos de ella son muy feos. No, vayan ahorita a verla para que se desengañen, para que le vean a los ojos. Si los tiene abiertos usted camine tantito hacia un lado y luego hacia otro lado y fíjese que los ojos de ella lo van siguiendo, y eso da bastante miedo. Dicen también otra cosa de esa Llorona porque dicen que si tiene los ojos cerrados es porque se salió del panteón y se fue a caminar al río a buscar a sus hijos. Es que dicen que la Llorona anda buscando a sus hijos porque ella misma los mató. Dicen que a uno lo aventó en un pozo de agua, que a otro lo echó en el río cuando llevaba bastante agua y al otro dicen que lo mandó a comprar gasolina y unos cerillos y lo encerró en un cuarto y aventó la gasolina y lo quemó vivo. Eran tres hijos y a los tres los mató bien feo. Leyenda subida por Homero Adame.

Cuando se oye que anda la Llorona en las calles o allá en el río también dicen que se oyen cadenas y también se oye que llora ella. No’mbre, se siente bien gacho cuando uno oye que va llorando porque grita y grita “¡Ay, mis hijos!” y no deja dormir porque ahí anda en la noche buscando sus hijos. Pero también dicen que si ella va y se encuentra a un niño en la calle o en el río y se da cuenta que no es uno de sus hijos de ella, entonces se lo lleva con el Diablo y también lo mata al niño, o sea que el Diablo es el que mata al niño; por eso a nosotros que todavía estamos chicos no nos dejan que andemos solos en la calle en las noches y menos cuando saben que ha llorado la Llorona ―añade Juan Manuel Chávez Juárez. (Leyenda recopilada por Homero Adame y tomada de su blog http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/13/mitos-y-leyendas-de-zacatecas-la-tumba-de-la-llorona/)

.

Algo sobre Jerez, Zacatecas

Jerez es un municipio que se localiza en la Foto de Homero Adamezona centro del estado de Zacatecas. Al norte colinda con los municipios de Calera y de Fresnillo, al oriente con Zacatecas y Villanueva, al sur por Susticacán y al poniente con Valparaíso.

Se estima que hacia 1531 llegaron a estas tierras los primeros españoles comandados por Cristóbal de Oñate, quienes encontraron gran resistencia y oposición por cuenta de los zacateós, los huachichiles y posiblemente los caxcanes también. La fundación hispana ocurrió en 1570, cuando el capitán Pedro Carrillo Dávila estableció un asentamiento con el propósito de custodiar la ruta comercial entre Guadalajara a Zacatecas. A ese lugar se le dio el nombre de Jerez de la Frontera.

- – – – – -

Puedes leer y escuchar esta misma leyenda en francés siguiendo este enlace:

La tumba de la llorona en francés

Si deseas leer algunas leyendas de Días de Muertos, más leyendas de Zacatecas o de la Llorona sigue cualquiera de estos enlaces:

If you rather read some Mexican folk stories in English, click on these links:

.

Mitos y leyendas de Guanajuato: “Una cueva que se abre en Semana Santa”

LAS SIETE CUEVAS DE RENTERÍA

Leyenda de Manuel Doblado, Guanajuato

Aquí a este rumbo le mentamos cerro de «Chalchihuitillo» y la Piedra Bola que usted anda buscando queda p’allá -me explica don Justino Ramírez-. [...] Bueno, sí, eso dicen que la primera fundación de Manuel Doblado fue aquí. Pero ¿si ha oído hablar de Rentería? No, ah, entonces déjeme contarle pa’ que sepa por qué rumbos anda, ¿no?

Mire, aquí sabemos que hay siete cuevas por el rumbo, y en este cerro está una de ellas; es una de las siete cuevas de Rentería. Hay gentes que dicen qu’es una cueva mala, qu’está encantada. Mucha gente se ha caído ahí adentro y no hay quién los saque. Nomás se oye el grito de cuando van cayendo, y el costalazo, ¡zas!, y ni quién pueda bajar a sacar al muerto. Y no es que esa gente sea zonza y se caiga nomás porque sí; lo que pasa es que el espíritu de los indios de antes cobra venganza, y le jalan el pie al que se acerca, y se lo comen. Sí, se lo come la cueva porque está encantada. Leyenda de Homero Adame.

Pero Rentería fue un pelao muy méndigo que le robó lo que quería al que por aquí pasara, y todo el dinero lo enterró en ese hoyo; esa cueva que namás dicen que se abre una vez al año. En Jueves o Viernes Santo se abre esa cueva, creo yo, y al que se le ocurre meterse tiene que entrar cuando se abre y salir rapidito, antes de que se cierre.

Sí, la cueva está encantada porque cuentan que hay una voz que te dice: “Todo o nada”. Pero imagínese namás: sacar todo está retecanijo. Y luego s’empieza cerrar la cueva y hay que correr pa’ salir, pero no te deja salir así namás. No’mbe, si uno trai diez, o cien, o quinientos o mil pesos en la bolsa, –dinero propio, ¿vedá?– hay que dejarlos ahí pa’ poder salir, pos la misma voz te dice: “Saca la lana que trais en la bolsa.” ¡Ah que Rentería tan méndigo, su ánima sigue robando…! Leyenda de Homero Adame tomada de su blog en http://adameleyendas.wordpress.com/2010/10/13/mitos-y-leyendas-de-guanajuato-una-cueva-que-se-abre-en-semana-santa/

Cualquier alusión a estas siete cuevas es como una versión moderna y muy local de las míticas siete cuevas de Chicomostoc*, de donde surgió la raza mexica que dominó la vasta región de Mesoamérica. Tal vez ésta sea una comparación aventurada, sin embargo, hay algo muy recóndito en la memoria colectiva de los lugareños, quienes no sólo hablan de los modernos tesoros en las siete cuevas, sino que también mencionan el hecho de que son siete cuevas rituales, donde el espíritu de los indígenas aún pervive en cada una de ellas.

*Algo adicional que nos incita a comparar esto, es la similitud de nombres entre Chalchihuites, al norte de Chicomostoc en Zacatecas, y el cerro Chalchihuitillo. ¿Podría tratarse de una reminiscencia lejana de una voz común?

.

Si andas buscando más leyendas guanajuatenses, sigue estos enlaces:

¿Quieres leer leyendas mexicanas en inglés? Aquí hay un enlace:

¿Sabes qué diferencia hay entre un mito y una leyenda? En este enlace puedes enterarte:

..

 

Mitos y leyendas, ¿cuál es la diferencia?

LA DIFERENCIA ENTRE LA LEYENDA Y EL MITO

La palabra leyenda proviene del vocablo «legenda», que en latín medieval significaba «lo que ha de ser leído». Y es que durante la celebración de determinados oficios religiosos de la iglesia cristiana medieval, se tenía la costumbre de leer en voz alta la vida de santos o mártires, es decir, «legendas».

Al igual que muchas cosas que con el transcurso de los años se modifican, en nuestro tiempo la leyenda es considerada como un relato folclórico basado en un supuesto hecho, casi siempre fantástico, con una mezcla de elementos tradicionales y dramáticos pero que son tomados como reales por narradores y escuchas, y versan sobre un incidente, un lugar o una persona, que bien puede ser un héroe cultural. Texto encontrado en un blog de Homero Adame.

Algo interesante de la leyenda es que no en pocas ocasiones se da una singular combinación de hechos reales y de ficción, aunque estén idealizados o dramatizados y el punto de partida sea una anécdota o una situación históricamente verídica. Texto de Homero Adame.

Tradicionalmente, y dentro de su estilo narrativo muy particular, la leyenda suele ser ubicada en un lugar específico y en una época concreta. Se diferencia de la historia propiamente dicha tanto en el énfasis de la narración como en su propósito, que algunas veces es de tipo didáctico.

Por otra parte, en ocasiones el mito es confundido con la leyenda, aunque ambos se complementan dado que comparten estilos narrativos similares. El mito es un relato que describe, en lenguaje alegórico, el origen de los elementos naturales y también de la civilización.  No sería aventurado decir que todas las culturas que han existido en la historia de la humanidad han tenido sus propios mitos y han vivido en íntima relación con ellos. Texto de Homero Adame.

Aunque la frontera entre mitos y leyendas es muy vaga, los mitos difieren de aquéllas porque hacen referencia a un tiempo distinto al tiempo ordinario. Es decir, la secuencia del mito es extraordinaria y se desarrolla en una época anterior al origen del mundo tal y como hemos aprendido a conocerlo. Por el hecho que los mitos se refieran a un tiempo y a un lugar extraordinario, e incluyan a los dioses, deidades y procesos sobrenaturales, han sido considerados erróneamente como propios de la religión. Sin embargo, y a diferencia de las limitantes inherentes de la religión, la naturaleza del mito es totalizadora, es universal y puede iluminar infinidad de aspectos de la vida individual y cultural.

Como mencioné al principio, la leyenda tiene su origen en las historias y milagros de los santos y mártires cristianos, aunque luego se empezaron a añadir otros elementos (suprahumanos, motivos de mitología, explicaciones de fenómenos naturales, etc.), pero siempre asociados con un pueblo en particular o con alguna persona y casi siempre con cierta carga de temor.

Entonces, mientras que los mitos surgen de eventos cuasi divinos, las leyendas suelen estar basadas en el miedo cuando llevan alguna moraleja. Otro tipo de leyendas son aquellas que se narran por asociación de datos o contenidos; es decir, cuando alguien cuenta algún evento reciente o histórico y luego otra persona relata una leyenda con el fin de apoyar o asociar el evento con otro aparentemente sucedido tiempo atrás. Texto de Homero Adame.

Ahora bien, moviéndonos de lo universal para entrar en lo regional, el Noreste es un corredor cultural con ciertas afinidades tanto ideológicas como de lenguaje y costumbres. Por ello no es fácil delimitarnos a entidades geopolíticas y menos en el campo de la mitología, las leyendas y cuentos populares. Por citar un ejemplo, hablemos de un motivo muy importante dentro de la tradición oral mexicana, La Llorona, del cual existen muchísimas variantes con particularidades regionales, locales o incluso familiares. El «esqueleto» de esta leyenda suele ser el mismo: una mujer que llora, que anda buscando a sus hijos, que merodea en lagunas, ríos o cualquier aguaje. Éste es un ejemplo muy mexicano que también ha sido fértil en todos los rincones del Noreste. Pero siempre quedará la pregunta en el aire: si la Llorona parte de un mito prehispánico, como mucho se ha analizado, o de otro evento más bien histórico que nadie ha podido determinar. Y gracias a ella podemos ilustrar ese límite por demás vago y difuso entre mito y leyenda.

Y ahora un ejemplo más regional donde se fusiona la leyenda con la anécdota histórica: Pedro José. Desde el punto de vista folclórico, éste es un personaje de quien se cuentan muchas leyendas en la Sierra Madre de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas y por tal razón se le podría considerar como un héroe cultural. Se dice que fue un ladrón que guardó muchísimos tesoros en cuevas de la sierra y, de acuerdo con algunas crónicas, él fue quizá el último indígena nativo de Nuevo León, pero éste es otro tema de discusión. Sin embargo, desde el punto de vista histórico, en Tamaulipas existió un tal Pedro José Méndez, originario del municipio de Hidalgo, quien fuera un caudillo que llegó a ser general en las fuerzas juaristas. Entonces, en algunas leyendas serranas escuchamos el nombre de Pedro José Méndez asociado con un ladrón que escondió cuantiosos tesoros en las cuevas. Esto nos lleva a concluir que tenemos una yuxtaposición de elementos reales y ficticios y así se va creando o modificando una leyenda.

Las historias que se cuentan en nuestra región son muy variadas, desde las más comunes, como las de fantasmas y apariciones; las de tesoros y las de santos y vírgenes, hasta las que podrían ser consideradas como extrañas por su contenido, como los mitos relacionados con la creación del mundo, la creación de animales, la creación del ser humano; así como las leyendas que versan de tiempos antediluvianos cuando la tierra estaba habitada por gigantes.

Si tomamos estos dos grupos como punto de partida, podríamos hacer una clasificación de narraciones de acuerdo con su época ficticia o histórica:

  1. Mitos cosmogónicos, como los de la creación del mundo, tanto en el contexto judeocristiano como en el pagano.
  2. Mitos y relatos del origen de las cosas, por ejemplo cómo se formó una montaña o un lago.
  3. Mitos explicativos para entender ciertas cosas, como el caso del murciélago y por qué vuela sólo de noche.
  4. Mitos originados en la época de los cazadores-recolectores, que son de índole individual.
  5. Mitos surgidos en la época de las sociedades agrícolas, que son de índole tribal.
  6. Leyendas y relatos que hablan de creencias o hazañas de grupos prehispánicos aquí en el Noreste, como los huachichiles, los pisones, los tobosos, los borrados; todos extintos.
  7. Leyendas y relatos surgidos en la época colonial, como la aparición de la Virgen de El Chorrito o las fundaciones de ciertos lugares, dígase Saltillo o Monterrey.
  8. Leyendas y relatos de héroes culturales; aquí en Nuevo León Agapito Treviño «Caballo Blanco» es uno de los más conocidos.
  9. Y leyendas contemporáneas, las cuales muchas veces incluyen elementos de otros tiempos, como el caso de los tesoros. Un ejemplo muy demostrativo es El Filósofo de Güémez, un personaje que amalgama partes de mitos, de leyendas y algo de realidad.

Antes de pasar a leer algunos extractos de leyendas deseo hacer una reflexión: se ha vuelto lugar común decir que por culpa de la televisión ya casi nadie platica historias del pasado. Hasta cierto punto, esto es verdad porque las reuniones familiares nocturnas para disfrutar de cuentos fantásticos y aterradores ya son más esporádicas o quizá se han perdido por completo en las ciudades. Sin embargo, y visto desde otro ángulo, el contar historias, sea a manera de leyendas, anécdotas, recuerdos familiares o incluso chismes, es un fenómeno social propio del ser humano. Por mucho que se diga o se analice que es una tradición en vías de desaparecer debido a los medios masivos de comunicación, también debemos considerar que tal forma de expresión siempre continuará vigente, pues, al fin y al cabo, el compartir experiencias con los demás es un don inherente a la raza humana y cada individuo tiene su cuento que contar.

- – – – – -

Este textoDiseño de Beatriz Gaytán fue tomado de una ponencia que di durante el 1er Encuentro Regional para el Estudio del Patrimonio Cultural, en octubre de 2004, en la ciudad de Monterrey.

A partir de ese texto, posteriormente escribí una presentación para el libro Mitos, relatos y leyendas del estado de San Luis Potosí, publicado en coedición por la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado y la Secretaría de Cultura en el año de 2007.

La edición del libro estuvo a cargo de la Mtra. Déborah Chenillo Alazraki; Beatriz Gaytán, del diseño, y María de Lara, de la corrección.

.

.

Mitos, relatos y leyendas del estado de San Luis Potosí se puede conseguir en varias librerías de San Luis Potosí.

Nube de etiquetas